Entendiendo la frustración de los niños

Expresarme Expresarme

Cuando los niños están descubriendo cómo funciona el mundo, pueden sentirse frustrados si las cosas no salen como ellos esperan. Entenderlos, en lugar de enojarse, puede ayudar a evitar un berrinche. Aquí te contamos porqué.

Entendiendo la frustración de los niños

Imaginá: los niños hacen un berrinche porque no quieren dejar de jugar y vos tenés cosas que hacer en casa. Ponerse en sus zapatos puede hacer que se calme más rápido. Pero la próxima vez, tratá de presionar un botón imaginario de “pausa”. Da un paso atrás, mirá la película completa y ordená tus pensamientos. Concentrate en lo que te puedan decir. Escuchalos, pero no respondas de inmediato. Imaginá que sos un/a detective investigando la escena. ¿Cuál es la verdadera razón del problema? Sé empático/a de manera discreta, asintiendo con la cabeza y con sonidos como “mmm” y “oh”. Una vez que ven que comprendés sus sentimientos, pueden que se detengan. Si aún están molestos, decile frases como: “Veo que te sentís frustrado por esto”. Quizás así se sientan más calmados, pero si no es así, recordales que gritar y hacer berrinche no es la mejor forma para obtener lo que quieren. Enseñales estrategias para tranquilizarse (como contar hasta 10 antes de reaccionar, o respirar profundo). Alejate y observá cómo tu empatía puede ayudar en tus hijos a dejar ir sus emociones negativas.
¿Qué otras estrategias usás para afrontar sus frustraciones?


Cómo hacer que los niños hablen de su día

Cómo hacer que los niños hablen de su día

Aprendé más
Autonomía, un viaje familiar de unión

Autonomía, un viaje familiar de unión

Aprendé más